Panorama

Confinamiento por pandemia habría afectado estado anímico del fallecido escritor Manuel Salvador Gautier

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Amigos cercanos del Premio Nacional de Literatura, Manuel Salvador Gautier, estimaron este martes que el cambio forzoso en su estilo de vida producto del confinamiento impuesto tras la llegada al país de la pandemia del coronavirus habría sido un factor determinante en su deceso, al verse impedido de disfrutar de sus frecuentes encuentros culturales, en los que compartía sus proyectos literarios y escuchaba entusiasmado a sus contertulios.

Gautier arribó a los 90 años en plena producción literaria, iniciada tardíamente a la edad de 63, pero que logró aquilatar con decenas de novelas y ensayos que le permitieron ganar en Premio Nacional de Literatura, entre otros galardones, resaltan personalidades del mundo intelectual dominicano.

Agregan que el escritor y arquitecto, quien también fue catedrático de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) durante muchos años, estaba en plena lucidez y sin complicaciones de salud hasta que llegó la pandemia de Covid-19, limitando sus actividades cotidianas, como paseos, tertulias con otros escritores y artistas, así como encuentros familiares, lo que le provocó un estado depresivo.

Te puede interesar:   ONGs podrán participar en alianzas público-privadas

En los últimos días, quien era también conocido como Doy, estuvo en cama con muy poco apetito, sin mostrar la alegría que le era característico ni mostrar la risa franca por lo que es recordado por la novelista Jeannette Miller, su amiga de toda la vida.

Fuentes cercanas al escritor y arquitecto revelaron que los restos mortales de Gautier fueron cremados y que por la misma situación que impone la pandemia no se realizarían ceremonias fúnebres abiertas al público, por lo que todo se limitaría al entorno familiar.

El novelista fallecido este lunes  había nacido  el 1 de agosto de 1930 en Santo Domingo, donde estudió la primaria en el Colegio Luis Muñoz Rivera y en Estados Unidos la secundaria, en The Peddie School, Highstown, Nueva Jersey, desde donde pasó a la Escuela de Arte y Ciencia en la Universidad de Cornell en Ítaca, Nueva York.

En 1955 se graduó de ingeniero arquitecto en la Universidad de Santo Domingo y en 1960 de doctor en Arquitectura en la Universitá degli Studi, de Roma, Italia.

Formó parte del grupo literario Ateneo Insular del Movimiento Interiorista dirigido por Bruno Rosario Candelier, y en 2005 fue nombrado coordinador de la Agrupación Mesters de la Academia de la Lengua.

Te puede interesar:   Sale del debate tema Kimberly, mientras otros funcionarios pudieran tener problemas por abultar patrimonio

En 2002 ganó el Premio Víctor Hugo en la Historia con el ensayo La fatalidad no está en un campanario de París y en 2006 publicó el ensayo Jaime al descubierto.

En 2001 recibió el Premio de Novela de la Universidad Central del Este por Balance de tres. En 2005 publicó los relatos Historias para un buen día, y ganó el Segundo Premio en el concurso internacional de cuentos y poesía Premio Citta de Viareggio. En 2006 publicó la novela El asesino de las lluvias.

En el mundo de la arquitectura, fue incluido entre los treinta codianos sobresalientes durante la conmemoración del XXX aniversario del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA).

En 1993 publicó la tetralogía de novelas: Tiempo de héroes, compuesta por las novelas: El atrevimiento, Pormenores del exilio, La convergencia y Monte adentro. Por estas obtuvo el premio de Novela Manuel de Jesús Galván en 1993. En 1995 le siguió Toda la vida, que obtuvo el mismo galardón en 1995. Y en 1999 su novela Serenata.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba