Panorama

Con muerte de Don Alejandro Grullón el país pierde un banquero y filántropo

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Con la muerte la mañana de este martes de Don Alejandro Grullón Espaillat, fundador del Banco Popular, la República Dominicana pierde un empresario del sector financiero que también contribuyó con causas sociales en favor de los sectores más empobrecidos, con iniciativas como Sur Futuro, entidad sin fines de lucro que preside su hoy viuda doña Melba Segura de Grullón.

Conocido simplemente como Don Alejandro presidía también, desde el año 2004, el Patronato de la Cueva de Las Maravillas, monumento prehistórico que se encuentra en la carretera Romana-San Pedro de Macorís.

Quienes llegaron a compartir con el banquero fallecido podrían recordar su chispeante sentido del humor, con una serie de anécdotas y chistes en demostración de que nunca perdió su identidad cibaeña.

Entre las características que muchos reconocieron en quien es considerado como el padre de la banca privada en República Dominicana figuran su sencillez, hasta el punto de que desde que se le conocía “inspiraba la confianza de un viejo amigo”.

Te puede interesar:   Poder Ejecutivo estudia resolución sancionará a quienes circulen sin mascarilla

Pese a que desde hace unos años se encontraba en un parcial retiro,  había sido declarado  presidente ad vitam del consejo de Administración del Banco Popular.

Fue creador también de la Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos para la Vivienda y la Compañía Financiera para el Desarrollo, entre otras empresas afines.

Don Alejandro E. Grullón E. nació el 3 de abril 1929 en Santiago de los Caballeros. Cursó sus estudios en dicha ciudad hasta marchar a la Universidad de Siracusa en Nueva York, en la cual obtuvo el título de licenciado en Administración de Empresas en 1951.

“Sus aportes a la sociedad han ido más allá del mundo de las finanzas, convirtiéndose en un verdadero motor de desarrollo de las capacidades de nuestro país. Por ello, desde el seno de la Asociación por el Desarrollo de Santiago, Inc. (APEDI), además de colaborar en la fundación de importantes instituciones nacionales, logró concitar el interés por la creación de un banco de capital privado, el Banco Popular Dominicano, esfuerzo que se concretó el 23 de agosto del 1963, abriendo sus puertas el 2 de enero de 1964 y alcanzando rápidamente representación en seis importantes provincias”, señala una biografía publicada por el Banco

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba