Panorama

Con la llegada de Luis Abinader al solio presidencial, muchas cosas han cambiado

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Parece que la administración del presidente Lui Abinader será de muchos cambios. Más de los que se visto desde antes de asumir la primera magistratura de la Nación.

La ausencia de la corbata en el cuello del presidente, a menos de que se trate del cumplimiento protocolar, es ya una costumbre cotidiana en la vestimenta del jefe del Estado o mantenerse callado, aunque la prudencia así lo recomiende.

Siendo el presidente más joven de las últimas décadas, Abinader ha sido el único en revelar que ha dormido con su esposa, la primera dama Raquel Arbaje, en la alcoba palaciega, pese a tener como los anteriores, su residencia particular.

Es más que seguro otros lo han hecho, pero se lo reservaron, tal vez porque no se lo preguntaron.

La foto oficial

Contario a tiempos lejanos y recientes, las dependencias gubernamentales no lucen la foto oficial del gobernante, por el actual considerar que se debía acabar con el “culto a la personalidad de quienes se creen caudillos”.

“No estamos aquí para que nos aplaudan, sino para servir a la gente”, indicó, con lo que rompe una costumbre de larga data en las instituciones del Estado, sugiriendo a los funcionarios colocar imágenes en vez de la suya, “las de sus familias”.

Te puede interesar:   Monseñor Fausto Mejía Vallejo, rector de la UCNE, positivo a Coronavirus

Sin embargo, colgar la foto del gobernante es una tradición no solo dominicana sino de la mayoría de los países, tal vez de todos.

También Danilo

Se recuerda que en 2012 el entrante presidente Danilo Medina hizo una sugerencia parecida. No obstante, siguieron colocando la foto del mandatario en los despachos de las oficinas públicas.

El incumplimiento de “la orden” dada en ese sentido fue interpretada como una falsa pose de modestia, igual que su pretendida persecución a los actos de corrupción administrativa.

¿Habrá salutación de Año Nuevo?

Debido a que ya el naciente año lleva tres días de iniciado, se desconoce si habrá la tradicional salutación a la Primera Pareja del país con motivo del nuevo año.

Una justificación razonable de que en esta oportunidad no se realice sería la de evitar contagios del virus covid-19, cuyos estragos persisten en el país como en ningunos otros del área caribeña.

De no ser esta la razón, posiblemente no veamos en los próximos tres años a los representantes diplomáticos y consulares de naciones amigas, enfilarse para estrechar las manos de los altos funcionarios.

Te puede interesar:   Miami Herald se suma a varios medios EE UU cuestionan fuertemente claridad fortuna de Gonzalo Castillo

Tampoco empresarios, directores de medios de comunicación, líderes religiosos de diferentes feligresías, familiares, compañeros partidarios, amigos y relacionados serán vistos como antaño rindiendo pleitesía.

Aunque todavía Palacio no ha emitido ninguna información al respecto, pero este proceder podría formar parte del nuevo formato del gobierno perremeista.

Sin denominación

Desde ya, Jorgito Taveras, ¿encargado? De informar a los periodistas las actividades palaciegas, anunció que el Poder Ejecutivo no emitirá el acostumbrado decreto mediante el cual se denomina el naciente anuario, indicativo del énfasis en el que procurará enfocarse el gobierno.

Este 2021 no tendrá mayor identificación que esta, como hicieron los gobernantes desde la dictadura trujillista, Joaquín Balaguer, Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco, Leonel Fernández, Hipólito Mejía y Danilo Medina.

Las hojas timbradas de las instituciones públicas no recordarán que el año en curso es “De la Recuperación de la Economía, el Empleo, la Salud”, aunque estos aspectos tendrán que ser enfrentados de manera especial para volver a la perdida normalidad.

Te puede interesar:   Lío por cierre de cuenta bancaria JCE provoca despido director voto en el exterior y cuatro más

Tampoco de la Educación, ni de Recuperación Económica, Empleos o de la Derrota del covid-19. Es una decisión presidencial. Y punto.

Lo que sí se espera es que al menos en este aspecto el presidente Abinader explique las razones por las cuales descontinuará algo que se ha venido haciendo desde siempre, pocas veces con alguna justificación.

“Año de la Consolidación”

El 2020 fue designado por el entonces presidente Medina, mediante el decreto 497-19, emitido el 30 de diciembre antepasado como “Año de la Consolidación de la Seguridad Alimentaria”.

“El Gobierno dominicano está comprometido con el fortalecimiento del sistema de protección social para garantizar el acceso de la población a los alimentos necesarios, especialmente a los sectores más pobres y vulnerables, con prioridad en la niñez, las mujeres embarazadas o lactantes y la ubicada en la zona fronteriza”, indicó el mandato presidencial.

La explicación del Gobierno:

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba