Perspectiva

Códigos del cuartel e Iglesia (¿)

SONDEO

Colaboración/elCorreo.do

PERSPECTIVA: Aunque prendiendo a gobernar sobre la marcha, el PRM y su equipo en el poder tienen que actuar con sumo cuidado y con pie de plomo, primero, para no defraudar a los electores que se entusiasmaron con la oferta del “cambio”, segundo, para evitar que su ejercicio resulte “más de lo mismo” y, tercero, para que se libren de un desgaste que lo hagan parecer muy temprano como un gobierno viejo.

Cierto que, hasta ahora, el presidente Abinader luce con ojo avizor y con mocha afilada para chapear a quien se equivoque y se pierda en lo claro en el desempeño de la función pública encomendada, pero los inquilinos del poder deben saber que, así como hay un pueblo observando y a la espera de que, de verdad, haya un giro y que las cosas se hagan por el libro, igualmente hay una oposición al acecho para criticar y capitalizar políticamente cualquier pifia en el litoral oficial.

Y ojo, aun cuando todavía es muy prematuro para evaluar y atacar al PRM y a su gobierno, ya hay alguna gente–por cierto, de parcelas políticas descalificadas, como un PLD con mucha tela por donde cortar y con cuentas por aclarar–que comienza a sacar la cabeza y dejar caer algunas críticas (¿), por ejemplo con el tema del endeudamiento, el aumento del precio de los carburantes y el manejo oficial de la pandemia, que el PRM criticó cuando estaba en la oposición, pero que desde el gobierno se ha visto obligado seguir agarrado a esa especie de “clavo caliente”.

Te puede interesar:   Día Mundial de los Derechos del Consumidor

El presidente Luis Abinader—creo que el mejor relacionista de su propio gobierno—no debe pensar solo, verlo y resolverlo todo él, sino que debería–si no lo tiene ya–disponer de un equipo de “cerebros grises”, que hagan ese trabajo y adviertan al jefe del Estado de eventuales piedras o bultos en el camino, desde antes de llegar a la curva y de que se puedan tener consecuencias.

Por ejemplo, un presidente nuevo en su ejercicio tiene que ser edificado a tiempo sobre el manejo de los códigos propios del cuartel y del trato con otros sectores fácticos o sensibles, algunos con raíces muy profundas en la sociedad, como la iglesia católica y la evangélica, a fin de evitar roces, disgustos o traspiés innecesarios. Tiene razón el presidente Abinader al plantear que ningún rango está por encima de la ley, ni siquiera el de él, pero hay que tener bien claro que los rangos y la disciplina en el plano militar son para respetarlos.

Abrir espacio a que un subalterno relaje o se pierda en eso, como lastimosamente se han dado algunos casos con agentes policiales de tránsito ignorantes y “envalentonados” (¿), sería muy peligroso, porque sienta precedentes de funestas consecuencias en el orden institucional.

Te puede interesar:   Energía ambientalmente sostenible

De ahí que, de cuajo, hay que parar esas “equivocaciones” que no van con la tradicional autoridad y elementales reglas de juego del cuartel, para evitar malos sabores y crispaciones que dejan sus secuelas. Como en todas las épocas aparecen funcionarios expertos en ganarle enemigos y malquerencias gratuitas a su gobierno, afectando la imagen, es recomendable curarse en salud y dejarse asistir de gente con el talento y la visión suficientes para advertir-y evitar-el peligro, los errores o los posibles tropiezos en el camino o en el ejercicio del poder.

No es malo, pero mejor que enmendar errores, es evitarlos y no cometerlos. encar-medios@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba