Internacionales

Clerén, la bebida mortal que tiene en jaque a República Dominicana

Sputnik

SAN SALVADOR.- En medio de la pandemia de COVID-19, a República Dominicana le ha tocado enfrenar otro grave problema de salud: el creciente número de muertes por beber “clerén”, un trago oriundo de Haití y poco recomendable para ahogar las penas en alcohol.

Al menos 155 personas han fallecido de abril a la fecha por esta bebida a base de metanol, cuyo consumo literalmente envenena a quienes necesitan “anestesiarse” de una dolorosa realidad de muerte, incertidumbre y un coronavirus que parece no querer irse.

“No sé cómo estas víctimas han llegado con vida a los hospitales”, admitió en una reciente rueda de prensa el ministro dominicano de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, con tono de quien ya bastante agobio tiene, para encima tener que lidiar con curdas de baja estofa.

Sánchez Cárdenas advirtió entonces que las autoridades intervendrían los “colmados”, esa suerte de bodega de barrio quisqueyano donde se vende de todo un poco, y en los que a falta de un buen “romo” (ron) uno puede rascarse el gaznate con temibles brebajes.

La mayoría de las muertes por intoxicación con clerén han sido reportadas en el Distrito Nacional, que incluye a la capital del país, así como en otros lugares donde se consume este destilado de caña de azúcar, fuertemente adulterado con metanol.

Te puede interesar:   Trump asegura que el Pentágono busca mantener las guerras para tener "felices" a las "maravillosas compañías que fabrican bombas" y otras armas

La contaminación de este potingue suele darse durante el proceso de elaboración, cuando el fabricante destila maderas para usarlas como materia prima o como aromatizante, o al añadirle a la bebida disolventes de pintura, para abaratar la producción.

A finales de 2017 ocurrió otro envenenamiento por clerén, cuando 12 personas murieron en un municipio fronterizo con Haití, cuna de esta bebida de pobres, protagonista además de ciertas liturgias del vudú.

Una maldición a granel

El proceso para elaborar clerén es similar al seguido para fabricar ron, pero sin refinar, por eso es bien claro y barato, aunque la vida ha demostrado que su consumo puede tener un alto costo para la salud.

Según el lingüista haitiano Jeannot Hilaire, el término creole “kleren” proviene del inglés “clear rum”, o sea, “ron claro”, por la transparencia resultante del poco refinamiento de un destilado que suele venderse a granel y con restos de bagazo de caña.

También conocido en Haití como “tafya”, este aguardiente carece de registro sanitario, por ende, su venta es ilegal en República Dominicana. Pese a esto es muy popular, porque golpea duro y cuesta tres veces menos que un ron cualquiera.
Para elaborar esta mortal bebida, se destila la caña de azúcar con frutas fermentadas, raíces de guayacán, corteza de caoba, metanol y diluyentes, y hay referencias de que al caldo madre le echan vísceras y desechos putrefactos de aves, para acelerar la generación de alcohol.

Te puede interesar:   VIDEO: Así fue el impacto del sismo más potente de la historia de Japón, que duró 6 minutos y provocó un tsunami y la catástrofe nuclear de Fukushima

En República Dominicana también le llaman a este mejunje “triculí”, “pitrinchi” o “tapa floja”, y hay una variante local denominada “berunte”, un fermento de maíz, arroz, melón, piña y trigo, a priori más noble, pero igual de explosivo.

Peligrosa manera de evadirse

El pasado 7 de abril se registraron las primeras muertes masivas por consumo de clerén en República Dominicana, pero la cifra se disparó pronto, en gran medida porque muchos buscan en el alcohol un escape al confinamiento impuesto por la pandemia de COVID-19.

Según las autoridades sanitarias, el cuadro clínico de intoxicación por esta bebida puede surgir a pocas horas de su ingesta, pero incluso tres días después, y suele comenzar con debilidad, mareos y náuseas, seguido de un período asintomático.
En una segunda fase del envenenamiento se desarrolla una acidosis metabólica, que se caracteriza por vómitos, dolor abdominal, desorientación y alteraciones visuales con fotofobia, visión borrosa y ceguera ocasional, hasta desembocar en la muerte.

El 6 de mayo, el Ministerio Público de República Dominicana, en conjunto con la Policía Nacional, informó del arresto de siete personas por la fabricación y venta de clerén, así como el decomiso de cientos de botellas, tanques y galones de la bebida.

Te puede interesar:   Ucrania rechaza que su avión fuera derribado en Irán por error humano

En las redadas fueron allanados centros de acopio, laboratorios clandestinos y almacenes cuyo funcionamiento violaba las leyes General de Salud, de Alcoholes y de Erradicación del Comercio Ilícito, el Contrabando y la Falsificación de Productos Regulados.

Este operativo no solo asesta un duro golpe al comercio ilícito, si no que le ahorra ciertas preocupaciones a un sistema sanitario apremiado por la lucha contra el coronavirus, que ha infectado a casi 9.000 dominicanos, de los cuales han muerto cerca de 400.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba