.Salud

Casi 60 muertos en 3 días y más de 2,000 infectados en 24 horas: ¿quién pagará el precio de la desidia?

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: La pandemia del de coronavirus alcanzó este domingo el lamentable y ominoso récord de 2,012 personas que dieron positivo a la prueba de covid-19, siendo esta la cifra más alta de infectados en un día de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública.

La pandemia sigue cobrando vidas en la República Dominicana y en solo tres días han ocurrido 57 fallecimientos, de acuerdo con el boletín epidemiológico 129 del Salud Pública.

Esta situación se presenta con el principal centro estatal de detección del virus cerrado por carecer del insumo básico para realizar una de sus funciones, ya que cada contagiado asintomático puede transferirlo a otras tres o cuatro personas.

A estas alturas, y con la curva epidemiológica en su punto más elevado, muchas personas preguntan si nadie del actual Gobierno terminará pagando el precio de la desidia o si como siempre será el pueblo el que termine poniendo la cabeza para la guillotina.

Según el total de infectados, al menos 62,908 han sido confirmados, con una tasa de positividad de 33.10 por ciento.

La cifra de muertos reportados es de ocho para un total de 1,063 fallecimientos, los recuperados alcanzan 28,603 y los casos activos 33,242 con 4,169 en aislamiento hospitalario, mientras 29,073 están en aislamiento domiciliario.

Te puede interesar:   Una sobredosis de café podría matarte. ¿Hasta qué tanto se debe tomar?

La mediana de edad es de 37 años. Mientras que el 52.65 por ciento corresponde a hombres.

Al menos 277 personas están ingresadas en unidades de cuidados intensivos, de los cuales el 44.04 por ciento está en centros del Gran Santo Domingo, el 32.13 por ciento en Santiago y el 13.72 por ciento en la provincia Duarte. En total, 259 trabajadores de la salud han dado positivo al Covid-19.

El Laboratorio

La crítica situación que afecta el Laboratorio Nacional (LN) viene desde mediados de mayo, cuando el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, admitió que en un momento dado en el centro de investigación se llegó a acumular hasta 2,500 muestras nasofaríngeas.

“El procesamiento y análisis se vio retrasado, por la falta de los insumos para operar el equipo COBAS 6800, usados en las pruebas PCR (Reacción en Cadena a la Polimerasa, por sus siglas en inglés) para la detección del coronavirus”, anunció sin que tan preocupante situación le motivara a resolverla de manera definitiva.

Se recuerda también que en la ocasión el funcionario sostuvo que aunque todavía prevalecían ciertos retardos, “el problema ha sido prácticamente superado y cada día el centro recibe entre 500 a mil pruebas para su procesamiento”.

Te puede interesar:   La OMS afirma que casos reportados de reinfecciones con COVID son muy raros

Contrataciones y falta de pruebas

El cierre actual que se produce en el Laboratorio Nacional fue atribuido a la tardanza que se verifica en la Dirección de Contrataciones para aprobar las solicitudes de compras de dichos insumos para realizar las pruebas, como si la declaratoria de emergencia obvia muchas de las medidas restrictivas.

“Lo que ocurre es que tan pronto comenzó la restricción gubernamental, muchos vivos intentaron y lograron sacar beneficios en las compras de medicamentos y equipos, desbordando los precios de manera irracional”, se comentó.

Así las cosas, el 24 de abril el matutino Diario Libre publicó una crónica que daba cuenta de que la Dirección General de Contrataciones Públicas había informado que recibió cuatro días antes la solicitud de inhabilitación presentada por el Servicio Nacional de Salud (SNS), contra ocho empresas por presunto incumplimiento de sus obligaciones como adjudicatarias en el Procedimiento de Excepción por Emergencia Nacional número SNS-MAE-PEEN-2020-0001”.

La razón de la solicitud fue justamente porque empresas sin relación con el suministro de esos pedidos fueron incluidos en la lista de ofertantes, presunta o realmente por favoritismo.

Te puede interesar:   Australia no comprará la vacuna de Johnson & Johnson contra el covid-19 porque se parece a la de AstraZeneca

Desde abril ya las autoridades admitían la limitación que se registraba en el país para procesar la cada vez mayor cantidad de personas “sospechosas” de ser portadoras del virus, lo que impedía determinar el comportamiento real de la epidemia en el país.

Según explicó el doctor Fulgencio Severino, experto en sistemas de salud, los países que han planteado flexibilidad de las políticas de aislamiento y cuarentena “lo han hecho luego de hacer pruebas diagnósticas en el 2% de la población”.

Del primer caso a la actualidad

Cuando el primero de marzo se registró el primer caso positivo del nuevo coronavirus covid-19, la República Dominicana contaba con 2,000 pruebas PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), no compradas por el Estado, sino donadas por la Organización Mundial para la Salud (OMS) para detectar con certeza la presencia del virus en el cuerpo humano.

Cierto es que la expansión por el mundo del virus fue disparando la demanda de pruebas, pero esa limitación fue de hecho ignorada, por lo que ahora el país enfrenta un crecimiento del contagio, sin tener a manos la cantidad de pruebas suficientes para confirmar el diagnóstico a todo el que lo está reclamando.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba