Internacionales

Biden se acerca a la Casa Blanca tras ganar en Wisconsin y Michigan mientras Trump maniobra para frenar el recuento

El demócrata arrebata al presidente dos estados clave y se encamina a los 270 votos electorales para ganar las elecciones

Por RTVE.es

WASHINGTON.- El duelo electoral en EE.UU. se decanta por momentos por Joe Biden. La victoria del candidato demócrata en Wisconsin y Michigan, dos estados que arrebata a Donald Trump, le deja a solo 17 votos electorales del umbral para proclamarse el 46º presidente de Estados Unidos.

Después de una noche incierta, el recuento de dos de los territorios decisivos dibuja un panorama complicado para Trump, que no alcanzaría la victoria a pesar de su liderazgo en estados del peso de Pensilvania (20 delegados), Carolina del Norte o Georgia.

El presidente ha evitado comparecer en toda la jornada, pero sigue dispuesto a trasladar la pugna política a los tribunales. Si el martes se autoproclamaba ganador y volvía a sembrar las dudas sobre la validez de los votos anticipados remitidos en cifras récord este año, su equipo legal ha movido ficha con rapidez. La campaña republicana ha exigido el recuento de los votos en Wisconsin, donde solo les separa el 0,6 % de los votos, y ha solicitado que se detenga el escrutinio en Michigan, Wisconsin, Georgia y Pensilvania.

Te puede interesar:   Trump dice que EE.UU. tiene "las mejores armas jamás producidas por un país" y promete "paz a través de fuerza"

Trump lanza la ofensiva legal

Casi 24 horas después del cierre de los primeros colegios electorales, los resultados todavía están pendientes en Arizona, Nevada, Carolina del Norte, Pensilvania, Alaska y Georgia. Y de acuerdo con las proyecciones de los medios estadounidenses, Biden solo necesitaría confirmar su liderazgo en Nevada y Arizona para hacerse con los 17 delegados restantes para la victoria. Trump, con 214 delegados, se quedaría a las puertas con 268 votos electorales si gana en los otro cuatro estados, donde lleva la ventaja.

Pero el presidente no se rinde y sigue dispuesto a judicializar las elecciones. Las primeras demandas anunciadas se han producido en Michigan, donde su equipo ha exigido el fin del recuento de los votos tras denunciar que no ha tenido el acceso suficiente a lugares de votación. La ley en el territorio se lo permite cando hay un margen de un 1 % y, según las proyecciones de los medios estadounidenses, el demócrata ha logrado el 49,4 % de los votos y Trump, el 48,8 %.

Te puede interesar:   La probabilidad de que Estados Unidos tenga la vacuna covid-19 disponible este año es «extremadamente baja», dice el excomisionado de la FDA

En Wisconsin, el jefe de la campaña presidencial republicana, Bill Stepien, ha alegado que están “dentro del margen para pedir un recuento inmediatamente” ante las “irregularidades en varios condados que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados”. Sin embargo, no ha aportado detalles de ningún informe y, hasta ahora, ninguna institución ha detectado fraude en el proceso electoral.

También ha emprendido acciones legales en Pensilvania y ha llegado a la Corte Suprema. El equipo ha pedido al tribunal que paralice el recuento de un estado clave y muy polarizado amparándose en que el proceso carece de transparencia.

La última maniobra se ha producido en el estado de Georgia para intentar frenar el recuento de votos y ha pedido que se localicen y cuenten miles de votos en uno de los condados del territorio.

Biden advierte a Trump: “Cada voto será contado”

En plena resaca electoral, solo Joe Biden ha comparecido en público. En un mensaje desde Wilmington (Delaware), el demócrata ha avisado al presidente de que no logrará alterar el proceso democrático en la primera potencia mundial, ante una ofensiva que preocupa a los observadores de la OSCE.

Te puede interesar:   La ONU advierte que más de 300.000 africanos podrían morir por el coronavirus

“Todos los votos deben ser contados. Nadie nos arrebatará nuestra democracia, ni ahora ni nunca. No seremos silenciados, no nos acosarán y no nos rendiremos”, ha advertido.

Con todo, el vicepresidente de Barack Obama ha evitado proclamarse vencedor, aunque sí ha vaticinado que está al borde de la victoria tras convertirse en el candidato que más votos ha recabado en la historia de Estados Unidos. “No estoy aquí para declarar la victoria, sino para informarles de que, cuando el recuento acabe, creo que habremos ganado”, ha asegurado. Y con un país en vilo, el mismo hombre que recetaba paciencia de madrugada abogaba ahora por la unidad en un tono cada vez más presidencial. “He hecho campaña como demócrata, pero gobernaré en calidad de presidente americano. La Presidencia no es una institución partidista, sino la oficina que representa a todos”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba