.Nacionales

Ausencia temporal de Abinader provoca precedente de tres mujeres en evaluaciones del CNM

Por Juan Acosta R.

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: La ronda de evaluación de los primeros 20 de 65 aspirantes a integrar el Tribunal Constitucional, celebrada este jueves por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), se convirtió en un acontecimiento histórico para la mujer dominicana.

Desafortunadamente pasó desapercibido para la casi totalidad de la población, incluso a los que lo vieron por televisión, porque en él se produjo además por primera vez, la ausencia momentánea del presidente de la Republica, quien es el moderador de las evaluaciones.

Esa ausencia presidencial produjo que también por vez primera, tres mujeres formaran parte del “jurado” evaluador del desenvolvimiento de los interesados en ingresar al importante ente de las llamadas Altas Cortes, en relevo de cuatro de sus miembros que terminan su período para el que fueron designados.

Desde su creación, en 1997, y en las seis convocatorias que se les ha hecho a los representantes de los tres poderes del Estado, sólo una mujer, en cuatro de las cinco anteriores, ocupó un asiento en representación de la institución a la que sirve.

En la primera sesión del CNM, celebrada en 1997, la presencia del género femenino la ostentó la entonces senadora del Distrito Nacional, Milagros Ortiz Bosch. Los otros integrantes eran masculinos.

En la segunda ocasión, realizada en el 2001, lo fue la presidenta de la Cámara de Diputados, Rafaela (Lila) Alburquerque. Los restantes fueron hombres.

Te puede interesar:   Leonel, Luis y Moreno encabezarán gran marcha opositora del domingo

Pero ya en la tercera, convocada en 2011, ninguna mujer “llenó” los requisitos para sentarse en una de las curules de sus componentes, por lo que los ya los ocho miembros fueron hombres.

A la siguiente, celebrada en 2019, el honor le correspondió a la diputada del nuevo Partido Revolucionario Moderno (PRM), Josefa Castillo. Como ya es habitual, los restantes siete eran hombres.

Pero en esta última cita, ya de hecho y de derecho, dos mujeres tienen un puesto, la procuradora general de la República, Miriam Germán Brito, y la jueza de la Suprema Corte de Justicia Nancy Salcedo Fernández, quien ocupa la secretaría del CNM.

La primacía

Como si se tratara de un guion cinematográfico, el presidente Luis Abinader, luego de dejar abierta la actividad, se excusó por tener que ausentarse para cumplir un compromiso previo de sus funciones.

Fue así como se produjo “el milagro” de que el mandatario fuera sustituido, como ordenan el artículo 178 de la Constitución de la República y el 2 de la Ley orgánica 138-11, que creó el CNM, por la vicepresidenta de la nación, Raquel Peña.

Ese hecho fortuito hizo posible que, por primera vez, tres profesionales con responsabilidades de primer orden en la conducción del Estado, evaluaran el desempeño de algunos futuros magistrados del TC.

Te puede interesar:   Todo el país bajo fuertes lluvias por paso tormenta tropical Laura

Desigualdad

Pero si bien puede decirse que se avanza, aún se está muy lejos de la paridad de género, porque, además del presidente de la nación, tienen derecho a opinar y votar en el Consejo los titulares del Senado y de la Cámara de Diputados, así como un senador que ostente la representación de la segunda mayoría.

También, un diputado que ostente la representación de la segunda mayoría, el presidente de la Suprema Corte de Justicia y un magistrado de este organismo, así como el (ahora la) procuradora general de la República.

Se destaca que si la Constitución dominicana establece el principio de igualdad y no discriminación, lo correcto sería que al escoger los segundos representantes judiciales y congresuales, se equilibren los géneros, de tal manera que si el titular es hombre, el otro se mujer y viceversa.

En lo político

En el sector político, la discriminación hacia la mujer se encuentra más marcada, en donde incluso existe una Ley de cuotas para las mujeres, que exige la participación de las féminas en un 33 por ciento, sin que esta pueda implementarse.

Se destaca que en el enunciado de la ley 138-11 todos los cargos se consignan AL, sin la barra optativa de ELLA, porque esta última al parecer si califica es por un azar y no un derecho, como se establece en la legislación 86-99, que creó el Ministerio de la Mujer.

Te puede interesar:   Otra controversia rodea costosas termoeléctricas Punta Catalina por supuestos defectos de fábrica

Esta ordenanza otorga a dicho ministerio “la responsabilidad de ser un ente rector de todas las políticas públicas que impactan a las mujeres”, ordenando establecer “las normas y coordinar la ejecución de políticas, planes y programas a nivel sectorial”.

También, que esas prerrogativas se extiendan a nivel interministerial y con la sociedad civil, “para el logro de la IGUALDAD, la EQUIDAD de género y el pleno ejercicio de la ciudadanía por parte de las mujeres”.

Discriminación

La defensora feminista Lourdes Contreras opina que la discriminación hacia la mujer “se evidencia en los aspectos económico, social y laboral, “sin que exista en las estructuras sociales ni políticas una comprensión integra de la existencia de desigualdad”.

Contreras, que dirige el Centro de Estudios de Género del INTEC, explica que las mujeres jóvenes sufren mayor discriminación en lo que corresponde al acceso al empleo, según datos de la encuesta de Fuerza de Trabajo efectuada por el Banco Central de la República.

Advierte que las mujeres acceden a los empleos de formas segmentadas, pre condicionadas por su género, recibiendo incluso una compensación salarial discriminatoria en puestos de igual valor que los desempeñados por sus pares masculinos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba