Panorama

José Arturo Ureña sigue “cantando fino”, como testigo en caso Calamar; dice recibió $500 MM por pago expropiaciones

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: El empresario José Arturo Ureña Pérez, uno de los testigos estelares del Ministerio Público (MP) en el caso Calamar, “sigue cantando afinado” en contra de sus antiguos socios.

Dijo haber recibido RD$500 millones por su participación en la estructura creada supuestamente en el Ministerio de Hacienda para el pago por expropiaciones de terrenos.

Dichos recursos los habría recibido el inculpado no arrestado, mediante transacciones bancarias, según narró en el interrogatorio que le realizaron los titulares de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) y la Dirección de Persecución de la Procuraduría, Wilson Camacho y Yeni Berenice Reynoso, respectivamente.

Según Ureña Pérez, el dinero se lo transfería el también acusado Fernando Crisóstomo, otro de los testigos del MP en la solicitud de medida de coerción que presentó contra los 20 detenidos en la Operación Calamar.

Entre los detenidos en esta operación figuran varios exfuncionarios del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), entre ellos los exministros de Obras Públicas, Gonzalo Castillo; de Hacienda, Donald Guerrero y Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta.

Según el expediente, Ureña Pérez fue la persona que presentó, no sólo a Crisóstomo, a los demás testigos que se describen en la solicitud de medida de coerción, como la persona a través de quien se iniciaron los pagos irregulares sustentados en expedientes incompletos y/o con informaciones falsas.

Narró que supo de una operación para pagos de expropiaciones por un comentario de Ramón Emilio Jiménez, quien, más adelante, le habría indicado que tenía contacto con el ministro de Hacienda, Donald Guerrero.

Te puede interesar:   Fallece Bernie Madoff, el más grande estafador financiero de la historia global

Aunque alega que no tenía una participación activa en la selección de los expedientes que soportaban los pagos, admite que tanto él, como Crisóstomo y Jiménez eran parte de la estructura formada para los cobros.

Otra de las presuntas irregularidades que se habrían cometido desde el Ministerio de Hacienda en la que Ureña Pérez también tuvo participación fue en el cobro a bancas de lotería y de apuestas y colmados con máquinas tragamonedas.

Al ser preguntado si del dinero recibido aportó para campañas políticas, Ureña Pérez aseguró que no, pese a su afirmación ante los investigadores de que Jiménez decía que entregaba dinero para fines electorales y que lo había entregado a Gonzalo Castillo.

“Nunca lo acompañé. Él siempre entregaba más de lo que nos repartimos nosotros, pero no puedo precisar la cantidad, porque ese no era mi campo”, sostuvo el prominente testigo de la parte acusadora del entramado Calamar.

Somos un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba