Nacionales

Antes del discurso presidencial había ambiente hacia la reapertura de algunas áreas

Redacción/ ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: Por temor a quebrar y forzados por la necesidad de producir recursos para el mantenimiento familiar, una parte del sector comercial y la industria decidió días antes del anuncio presidencial de reactivar parcialmente las actividades económicas, romper las medidas impuestas por las autoridades, muchos de los cuales iniciaron a abrir sus puertas y hasta a operar de manera clandestina.

Justo el pasado viernes, la Federación Dominicana de Comerciantes advirtió que si antes del lunes el presidente Danilo Medina no emitía un decreto disponiendo la apertura de sus negocios, ellos los abrirán el este lunes como una forma de protestar por la situación que los agobia.

Iván de Jesús García dijo que además se vestirían de negro porque las micros y pequeñas empresas no aguantaban más la prolongación de la cuarentena y el toque de queda.

Igual actitud se produjeron otras regiones del país, donde muchos establecimientos ferreteros, tiendas de electrodomésticos, repuestos de vehículos, salones de belleza, así como negocios de ventas otras mercancías ofrecían desde la semana pasada sus servicios de forma discreta.

Te puede interesar:   Ejército Nacional reforzará el patrullaje preventivo durante estado de emergencia

Esta situación se repetía en Santiago, Puerto Plata, Higüey, San Francisco de Macorís, Azua y Barahona, entre otras localidades donde sus propietarios atendían a sus clientes con sus negocios semiabierto, debido a la demanda de muchas personas por adquirir materiales que expenden.

Parecida situación se observó en salones de belleza, los que atendían sus clientes bajo un estricto protocolo de dos clientes por turno, reconociendo que violaban las disposiciones gubernamentales “porque no vamos a dejarnos morir de hambre”.

Según se reportó desde Santiago, el dueño de una tienda que vende hierros confesó que nunca ha parado de vender, “pero lo hago discretamente, casi de manera clandestinidad”.

“Los clientes venían, me pedían las piezas que necesitaban, si la teníamos o había que hacerla, la pagaban y luego pasaban buscarlas”, relató el comerciante pidiendo no revelar su identidad.

Mientras, el presidente de la Asociación de Empresarios y Comerciantes de Puerto Plata (Adecompp), Evelio Díaz, advirtió que ya el sector productivo local no aguantaba más la difícil situación que afectaba a medianos y pequeños empresarios y comerciantes.

Te puede interesar:   Presidencia de Cámara de Cuentas recaería en Pedro Ortíz, involucrado en varias crisis del órgano

En ese sentido advirtió que abrirían sus negocios a partir del martes, debido a que el gobierno no les había brindado ayuda en medio de la crisis por el coronavirus.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba