Panorama

Aeropuerto de Bávaro es otro capítulo en la rivalidad que genera el filón turístico del este

Redacción/ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: El enfrentamiento ente dos grupos empresariales que envuelve la concesión para el aeropuerto internacional de Bávaro es simplemente otro capítulo de una vieja rencilla que envuelve a dos grupos empresariales por el filón que representa el polo turístico más desarrollado del país.

A manera de respuesta a una serie de crónicas publicadas por el matutino Listín Diario, el empresario turístico Abraham Hazoury, presidente del Grupo Abrisa y promotor de la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro, desmiente el marte a través de un comunicado, las acusaciones que se formulan contra la iniciativa.

Afirma que su proyecto cuenta con todas las formalidades necesarias, haber cumplido con los requisitos que demanda la legislación y que el gobierno simplemente le ha dado autorización “luego de comprobar que no existe ningún riesgo, ni económico ni técnico, para que el Aeropuerto Internacional de Bávaro sea levantado”.

“El presidente Danilo Medina tuvo la prudencia de exigir que todas las evaluaciones y autorizaciones que eran necesarias fueran cumplidas antes de estampar su firma para aprobar un proyecto de iniciativa privada, sin fondos públicos”, sostuvo.

Te puede interesar:   Otra encuesta nacional consolida creencia habrá segunda vuelta electoral entre Abinader y Leonel

El documento titulado “Sobre el Aeropuerto Internacional de Bávaro”, Hazoury significa que la proyectada aeroterminal no requerirá tampoco de la erogación económica de ningún género con cargo al Estado, “dentro del marco de su obligación constitucional de propiciar la libertad de empresa, la libre competencia y la igualdad de oportunidades para todos los dominicanos”.

De manera directa, Hazoury arremete contra su competidor regional, señalando que el principal inversionista de Cap Cana “dedica una gran parte de su comunicado a describir las condiciones en que fue iniciado, y como durante 18 años operó el Aeropuerto Internacional de Punta Cana, que encabeza Frank Rainieri, muy distante de los cumplimientos que sí presenta el proyecto de Aeropuerto Internacional de Bávaro”.

Agrega que “el hoy aeropuerto de Punta Cana se pasó cerca de 18 años, operando y sucesivamente cobrando tarifas a las líneas aéreas y a los pasajeros, con un certificado de nacimiento sustentado en un oficio de no objeción, y ahora resulta que la conformidad y no objeción unánime que otorgó institucionalmente la Comisión Aeroportuaria a nuestro proyecto”.

Te puede interesar:   Asociación de Industrias aboga por plan para reactivar la economía nacional

Refirió también que previo a ser autorizado el inicio de la obra hubo de cumplir “una rigurosa validación de la autoridad aeronáutica, de un decreto del Presidente de la República, y de un contrato formalizado en los mismos términos y condiciones que los demás aeropuertos privados, es un ilícito penal”, significó.

De inmediato calificó el indicado contrato poseedor de un “fundamento irrisorio” que habría servido como excusa “para someter y deshonrar a todos sus miembros, varios de los cuales levantaron sus manos durante décadas para apoyar la mayoría de los proyectos sobre los cuales descansa hoy la bonanza económica de ese grupo (Rainieri)”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba