Perspectiva

Abogados y la línea palaciega para acondicionar sobre eventual prolongación de Danilo

Redacción/ ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: La “coincidencia” de criterio de tres abogados que manejan bien el derecho constitucional parece obedecer a la “preparación anímica” de la sociedad dominicana a los fines de, llegado el momento, propiciar la prolongación del mandato del actual presidente de la República sobre la base “del mal menor”.

En ese sentido, los abogados Cristóbal Rodríguez, Nassef Perdomo y Eduardo Jorge Prats, son de la opinión de que si no es posible celebrar las elecciones generales el cinco de julio como fueron fijadas por la Junta Central Electoral, lo que correspondería sería el mantenimiento del presidente Danilo Medina al frente del Ejecutivo.

Estos tres juristas, y otros cuyas opiniones se esperan, han estado alineados en torno al criterio del Palacio Nacional en diferentes disputas jurídicas sobre variados temas de envergadura constitucional, lo que se infiere que también en esta ocasión sus opiniones pudieran obedecer “al interés palaciego”.

Utilizando un lenguaje casi idéntico, los abogados consideran que a falta de elección del nuevo presidente y los legisladores, se  impondría un acuerdo nacional para prologar a Medina en el entendido de que sería el único con la legitimidad que le confiere haber sido elegido por el soberano en comicios libres.

Te puede interesar:   La extraña narrativa de Danilo Medina

Es el mismo razonamiento que emplean para los legisladores cuyo mandato vence el mismo día que el de Medina.

Sin embargo, esa línea palaciega, aunque no pasa por alto que Medina fue elegido para un período que concluye el 16 de agosto, sí se encamina a sembrar en la opinión pública la falsa impresión de que en un trance crucial como sería no tener un presidente electo, la única vía legítima sería mantener un mandato que ya finalizó.

En ninguno de los análisis, los juristas dejan abierta la posibilidad de un gran acurdo que viabilice un interinato consensuado para superar la crisis del coronavirus y garantizar las elecciones en una brevedad razonable.

El viejo proverbio conforme el cual “a grandes males, grandes remedios” no parece figurar en la tesis de los juristas en cuestión, ya que en su presupuesto conceptual sólo aparentan disponer de la opción de prolongar a Medina.

Se considera que el mismo acuerdo nacional que se necesitaría para prolongar al presidente y los legisladores pudiera servir para explorar otras salidas con igual alcance que retrotraer el país a la única prolongación de mandato que se recuerda: la del presidente Horacio Vásquez en 1928, cuyas consecuencias casi inmediatas fueron el advenimiento de Rafael L. Trujillo como presidente y posteriormente tirano por 31 años. Esto, naturalmente, salvando tiempo y circunstancias.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba