.

Abinader parece percibir el propósito de Hipólito y Danilo de armar una JCE con políticos activos

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: No obstante la reiteración del presidente Luis Abinader de oponerse a que los partidos políticos se repartan los nuevos integrantes de la Junta Central Electoral (JCE), Eddy Olivares continúa sus pretensiones de dirigir el órgano de comicios, con el auspicio no declarado, aunque conocido, de su mentor, Hipólito Mejía.

Aun este sábado, durante un recorrido en el ingenio Porvenir, provincia San Pedro de Macorís, expresó de manera categórica: “yo no creo en repartos, yo creo en gente independiente, para llevarle tranquilidad a la República Dominicana”.

Sostuvo que la sociedad no está dividida con relación a la elección de los miembros de la JCE, sino que cada quien está defendiendo sus intereses.

Elcorreo.do publicó este viernes un análisis en el que justamente se alude a la conexión entre los ex presidentes Mejía y Danilo Medina, tratando de imponer uno de sus acólitos y el otro descalificando un aspirante a formar parte del cuerpo directivo de la JCE.

Te puede interesar:   Discurso del Presidente: a un mes de Gobierno sin el primer expediente de corrupción

“La única interpretación que se le puede dar a la “indiferencia” que muestra el ex presidente Hipólito Mejía respecto a la rebelión de su vocero político Eddy Olivares, presentando su candidatura a la presidencia de la Junta Central Electoral (JCE), es que ese litoral quiere ampliar su esfera de poder”, inició el planteamiento.

La observación al respecto dirigió su enfoque en la peligrosidad que representa para el normal desenvolvimiento del recién instalado Gobierno, con la “mancuerna” que vienen conformando los ya indicados anteriores mandatarios.

Esa “lucha en pareja” ya ha mostrado sus mal disimulados propósitos, que se sospecha no son otros que forzar el sector legislativo que responde al presidente Abinader a tener que negociar la aprobación de importantes iniciativas congresuales.

Otra sospecha es que cuando se presenten proyectos que requieren una votación especial, los senadores y diputados “hipolitistas y danilistas” se pongan de acuerdo para abortarlos si así conviene a sus planes.

El caso más neurálgico para el oficialismo se presenta en la Cámara de Diputados, donde los dos líderes bien pueden constituir una mayoría simple con capacidad para ofertar tratos indecorosos a cambio de poderes inimaginables.

A manera de ejemplo se coloca el interés de una amplia mayoría poblacional que aspira a la integración de un ente electoral que se preocupe por organizar unas elecciones libres de sospecha de que favorecerá un partido o candidato determinados, en detrimento de los demás.

Te puede interesar:   Creen improbable Gobierno logre aprobación venta 49% de planta Punta Catalina

Como planteó el jefe del Estado, los dominicanos no quieren en la JCE a representantes de las organizaciones que van a competir por alcanzar la dirección del país en sentido nacional o local, a través de las alcaldías.

Olivares ha manifestado que siempre ha sido un político independiente, aunque arrimaba sus enfoques al lado de Mejía, al que sirvió hasta hace poco como intérprete de sus ideas en todos los sentidos.

También se ha considerado como una salida poco atinada lo dicho por Olivares, en el sentido de haber solicitado licencia en el Partido, el Revolucionario Moderno (PRM) para aceptar “la invitación” de 114 diputados y alrededor de 150 organizaciones para promover sus “patrióticos sacrificios” de encabezar el pleno de la JCE.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba