Panorama

A Danilo Medina y Donald Trump parece les llegó el período de las vacas flacas

UN ANÁLISIS/ Por Juan Acosta R.

Redacción/elCorreo.do

SANTO DOMINGO: Los últimos acontecimientos políticos acaecidos en el país y los Estados Unidos, tienen ciertas similitudes, respecto al ex mandatario local Danilo Medina y el saliente estadounidense, Donald Trump.

Ambos mandatarios están impedidos de regresar a la arena presidencial, en el caso de Medina de manera clara conforme la Constitución de la República, y en cuanto a Trump marcado por la tradición, aunque él ha adelantado que lo intentaría en 2024, alg

Sus respectivos partidos, el de la Liberación Dominicana (PLD) y el Republicano (PR), han perdido las elecciones y el futuro inmediato de ambos se vislumbra relacionado con los tribunales.

Parece que el período de las vacas gordas se les acabó y el de las vacas flacas ya se siente llegar. La metáfora se basa en una historia bíblica registrada en el libro del Génesis, capítulo 41, en el que José el hebreo interpreta un sueño narrado por el Faraón, de cómo siete vacas gruesas fueron devoradas por siete vacas famélicas.

En el caso local, el PLD disfrutó durante muchos años (20, para ser exactos) el período de las vacas gordas en términos electorales, pero del 2015 hasta finales de 2019 vivió una situación interna de ebullición, que terminó con su división.

La otrora poderosa y unida entidad fundada por el profesor Juan Bosch, ya camina la etapa más crítica de su historia, a tal grado que en su 47 aniversario de creación, sus principales líderes fueron los grandes ausentes en la ceremonia convocada.

Si bien no es el presidente formal del colectivo morado, Danilo Medina es su líder y no estuvo allí, como tampoco la ex vicepresidenta, Margarita Cedeño, ni el excandidato presidencial, Gonzalo Castillo.

Te puede interesar:   El PLD no paga a empleados Vanguardia del Pueblo desde octubre, mientras le da 9 millones a consultor socio de Joao Santana

Las redes sociales especularon que la no participación de los altos representantes del liderato peledeista (Comisión Política) se debió al inicio de citaciones judiciales de cercanos a la pasada pareja presidencia.

Los pocos asistes rechazaron referirse a los recientes escándalos de supuestas irregularidades en contratos en el sector eléctrico del país ligados a hermanos de la ex primera dama Cándida Montilla de Medina, Maxy y Alexander Montilla.

También rehusaron comentar del sometimiento y encarcelamiento de dos hermanos del ex mandatario, Alexis y Magalys Medina Sánchez, acusados de presuntas “indelicadezas” con fondos públicos.

Afirmaron que el tema principal de declaraciones debería ser sobre la conmemoración del aniversario número 47 de esa institución política, pero contrario a años anteriores, “el ánimo estaba por el suelo”.

Sólo el legendario Euclides Gutiérrez Félix, se atrevió a defender la organización expresando que el PLD “es una fuerza permanente en cuanto al desarrollo, la educación y el crecimiento del pueblo dominicano, pese a las situaciones más adversas”.

Trump y el PR

Mientras, en Estados Unidos, el derrotado presidente Trump, a pesar de haber establecido un récord de votos recibidos elecciones al acumular más de 75 millones de adhesiones, aún así perdió los comicios.

El presidente electo, Joe Biden, recibió más de 80 millones de sufragios populares y 306 delegados electores que son los que, por delegación, certifican la persona que gobernará la nación.

Además de Trump aferrarse a una quimera de revertir los resultados electorales hasta que esta semana, fue oficializado el triunfo de Biden.

Te puede interesar:   Estiman Gonzalo Castillo rehúye al llamado unitario de la oposición para enfrentar coronavirus

En su afán de convencer de que alegadamente fue víctima de un fraude, trató de manera infructuosa que la Suprema Corte de Justicia aceptara sus reclamos.

Lo que espera a Trump

Son muchas las razones por las cuales el saliente presidente Trump se aferró a la presidencia -incluidos los intentos de obstruir primero el proceso electoral y luego el recuento-, entre estos que sin el cargo perdería su inmunidad.

“Su cargo es lo que lo mantiene fuera de prisión”, aseguró el historiador Timothy Snyder a la revista The New Yorker antes de las elecciones.

En septiembre, The New York Times informó que Trump tenía deudas de más de 400 millones de dólares -gran parte de ellas con la entidad o alemana Deutsche Bank- y que esta suma debía ser pagada en los próximos cuatro años.

Unos días antes de las elecciones de EE.UU., los directivos del Deutsche Bank dijeron a la agencia de noticias Reuters que una derrota de Trump facilitaría al banco obtener el reembolso de los préstamos que se le habían emitido personalmente, posiblemente con una ejecución hipotecaria.

Es cierto que Trump es dueño de más de 500 empresas, incluyendo hoteles, resorts y clubes de golf, algo que no ocultó durante su presidencia y que la gestión actual de este conglomerado, conocido como la Organización Trump, ha estado en manos de sus hijos desde que él asumió el cargo, pero tiene acceso a las cuentas de estas.

Otro problema que tiene el actual gobernante es que tras su salida de la Casa Blanca le esperan dos investigaciones judiciales, una penal y otra civil, que han sido abiertas en el estado de Nueva York por posible fraude fiscal, tanto a nivel personal como de sus empresas y otras vinculadas a su familia, que podrían haber procurado al mandatario deducciones inapropiadas, según el New York Times.

Te puede interesar:   El Gobierno anuncia las pautas regirán nuevo estado de emergencia

La publicación indicó que el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance, hace indagaciones para un posible caso penal, mientras la fiscal general del estado, Letitia James, realiza pesquisas en un caso civil. Ambas investigaciones transcurren de manera separada.

El origen de las pesquisas es gastos en consultoría por valor de más de 740.000 dólares que Trump se habría desgravado a través de sus negocios y que habrían ido a parar a una empresa a nombre de su hija Ivanka, también su asesora en la Casa Blanca.

Vecinos lo repudian

Además de lo anterior, el pasado jueves se informó que mientras avanza la remodelación de la que será su nueva residencia en Mar-a-Lago, los residentes cercanos a la mansión han dejado algo claro: no lo quieren de vecino.

Los residentes de Palm Beach, Florida, no tuvieron la menor pena en enviar directamente el mensaje a través de una carta al gobierno de la ciudad y al Servicio Secreto de los Estados Unidos, según reportó The Washington Post.

La misiva señala que el presidente Trump “perdió su derecho legal a vivir en Mar-a-Lago, ya que firmó un acuerdo en 1990 cuando convirtió la finca de su residencia privada en un club privado”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba