Perspectiva

La nueva Junta Central Electoral

Por Clemen García D.

Colaboración/el/Correo.do

PERSPECTIVA: Se sienten los aprestos ante la convocatoria de la Comisión Especial del Senado para la escogencia de los 5 miembros que conformarán la nueva Junta Central Electoral. Cumplido el plazo para la entrega de los  documentos, circula ya la lista oficial de los postulados. Menos de los registrados originalmente.

Esta vez, y conscientes de la importancia que reviste recuperar el respeto por la institucionalidad y los valores democráticos, el país -en toda su dimensión- promueve una junta con poca influencia de actores políticos activos. La Comisión Especial está obligada a rendir el trabajo con el menor resquicio de dudas, demostrando transparencia y objetividad.

Para nuestro asombro vemos la solicitud de postulación de miembros de la actual Junta Central Electoral, como si esto se tratara de ‘con agua y jabón se quita lo sucio‘

Tenemos muy fresco en nuestras memorias su penoso desempeño. La celebración de unas primarias que documentan una cadena de hechos irregulares que no solo en el registro de votaciones hasta la madrugada, sino el hackeo del software que permitía el éxito o no del piloto de lo que serían nuestras primeras votaciones automatizadas.

Te puede interesar:   El Tribunal Constitucional y los derechos fundamentales en los estados de excepción

Ni hablar de la suspensión de las elecciones municipales de febrero.

Pudo haber sido un intento menos traumático, pero esa Junta logró infundir el temor que con los años creímos haber superado. Indignación nacional que alertó a los organismos internacionales.

La línea que se avista es clara. El presidente Luis Abinader ha dicho que ni él ni su partido quieren integrantes con militancia política, ni siquiera que la hayan tenido recientemente, corroborado por José Ignacio Paliza y Eduardo Estrella, presidentes del PRM y del Senado, respectivamente.

Esto sin dudas alimenta el enfrentamiento que se cuece por lo bajo entre la facción de Abinader y el grupo de Hipólito Mejía, y que algunos miembros del PRM han advertido públicamente. No conforme, la fruta del desacuerdo insiste en su nominación.

Indudablemente será una prueba de fuego al liderazgo y poder político del presidente. Si resultara electo el candidato de la discordia esto podría significar que sucumbe ante la supuesta sociedad que mantienen los expresidentes Mejía y Medina.

Te puede interesar:   Los dientes económicos del Estado de Emergencia constitucional

Leonel Fernández entiende el mensaje que manda una sociedad cada vez más cansada de negociaciones tras bastidores, y coincide con la recomendación de Abinader, dejando claro que los perfiles serán consensuados entre las fuerzas  de mayor predominio en el Congreso, de la mano con la sociedad civil, las iglesias y demás organizaciones de orden social y profesional.

Existe un banco de profesionales de gran valía, de una sólida solvencia moral y ética, que aún con sus preferencias políticas han evidenciado respeto y la necesaria prudencia en el trayecto de su vida pública.

Es una oportunidad de oro que como nación debemos aprovechar. El logro de rescatar la institucionalidad y el orden democrático casi perdidos es  tarea que le corresponde a este gobierno encabezar. Además, ¡es un mandato del pueblo!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba