Perspectiva

Analista internacional acusa a Gonzalo Castillo usar la pandemia para capital político; enumera corrupción que le vincula

Redacción/ ElCorreo.do

SANTO DOMINGO: Representantes del Congreso, miembros de la oposición, analistas políticos y organizaciones anticorrupción en la República Dominicana han expresado su profunda preocupación por el mal uso de los fondos públicos por parte del candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) a las elecciones generales de julio de 2020, Gonzalo Castillo.

Además, Castillo, con el respaldo del presidente de República Dominicana, Danilo Medina (2012-presente) y otros miembros de PLD de alto rango, ha estado manejando el brote de coronavirus para socavar a la oposición.

Antiguo ministro de Obras Públicas (2012–2019), Castillo ha sido vinculado a una supuesta actividad corrupta. En julio de 2019, el congresista Fidelio Despradel solicitó una investigación del Congreso contra Castillo por su presunto papel en la aprobación de contratos de obras públicas sobrevalorados durante su período ministerial.

Los contratos fueron otorgados al gigante brasileño de la construcción Odebrecht, responsable de uno de los mayores esquemas de corrupción en la historia moderna. Despradel agregó que Odebrecht pagó aproximadamente $55 millones en sobornos durante el primer período ministerial de Castillo (2012-2016) para obtener contratos ilícitos en la República Dominicana.

El activista político Sergio Carlo y los analistas políticos Altagracia Salazar, Huchi Lora y Marino Zapete argumentan que Castillo tiene mucho que explicar en la corte. Se dice que la temporada de Castillo en el Ministerio de Obras Públicas estuvo plagada de actividades corruptas.

Te puede interesar:   La carrera contra el COVID-19 es una lucha para salvar a todos

El ex ministro supuestamente firmó enmiendas a los contratos de Odebrecht por valor de decenas de millones de dólares, elevando las ganancias del titán de la construcción. Por ejemplo, el presupuesto de construcción de la autopista del Coral y la circunvalación de La Romana aumentó en más de $205 millones después de las enmiendas de Castillo. La periodista de investigación Alicia Ortega reveló que, en sus últimos cinco meses como ministro, Castillo supuestamente firmó contratos ilícitos de hormigón asfáltico por más de $200 millones (unos 11,500 millones de pesos dominicanos).

Desde que el PLD llegó al poder en 2004, Castillo ha acumulado una fortuna estimada en millones de dólares.  Fuentes de inteligencia afirman que su fortuna se triplicó entre 2004 y 2010. Según los periodistas, Juan T.H.  y Nuria Piera, Castillo se encuentra entre las figuras políticas más ricas de la República Dominicana. Nacido y criado en la pobreza extrema, sin embargo, Castillo ha tenido dificultades para explicar los orígenes y el alcance de su riqueza.

La nueva riqueza de Castillo a menudo está vinculada a una larga lista de contratos gubernamentales otorgados a su compañía de aviación Helidosa. La Constitución dominicana prohíbe estrictamente a los ministros participar en actividades que puedan generar conflictos de intereses. Sin embargo, en flagrante violación de la Constitución dominicana, Helidosa presuntamente ha prestado servicios a varias instituciones gubernamentales.

Te puede interesar:   Presidente Medina, mire a "la chica del Este”

La supuesta actividad corrupta de Castillo incluso ha polarizado a su propio partido político. Durante el acalorado concurso para convertirse en el candidato presidencial del PLD en las elecciones generales de julio de 2020, los aspirantes presidenciales Carlos Amarante Baret y Reinaldo Pared Pérez acusaron a Castillo de utilizar el presupuesto del Ministerio de Obras Públicas para aplastarlos.

El 6 de octubre de 2019, el día de las elecciones primarias presidenciales del PLD, a muchos votantes se les pagó de $ 10 a $ 100 a cambio de votar por Castillo. La compra de votos estuvo tan extendida durante estas elecciones que el director ejecutivo de la organización anticorrupción Participación Ciudadana, Carlos Pimentel, condenó públicamente el uso excesivo de fondos públicos por parte de Castillo.

Después de que Castillo se adjudicó la nominación presidencial del PLD, las fuentes informaron que el presidente de dos períodos, Medina, estaba detrás de la victoria de Castillo, lo que provocó indignación entre otros candidatos presidenciales dentro del PLD.  Medina, que había estado intentando durante meses en modificar la constitución dominicana para postularse para un tercer mandato, eligió a Castillo como su sucesor después de que el secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo, le advirtiera en julio de 2019 que respetara la constitución dominicana, que solo permite dos períodos presidenciales.

Te puede interesar:   Paren al diputado Pedro Botello

Durante los últimos años, los dominicanos han expresado un fuerte deseo de cambio de régimen;  sin embargo, el PLD ha demostrado que quiere permanecer en el poder a cualquier costo.  Desde marzo, el PLD y Castillo, con la aprobación de la Junta Central Electoral (JCE), que es responsable de organizar elecciones imparciales y hacer cumplir las leyes electorales en la República Dominicana, han estado manipulando el brote de coronavirus para evitar que los electores que no estén alineados con el  PLD puedan votar en las elecciones generales de julio de 2020.

La comunidad internacional debe permanecer vigilante de este crucial proceso electoral.  Si el PLD logra aferrarse al poder por medios ilícitos, la República Dominicana podría presenciar un baño de sangre más brutal que la Guerra Civil dominicana de 1965, en la que murieron más de 5.000 personas.

Ramón Collado es analista político y ex alumno del Centro de Asuntos Globales de la Universidad de Nueva York (NYU). Ver texto original en inglés. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba