MOSCÚ.- Un estudio presentado por Centro Médico de la Universidad de Leiden (Países Bajos) reveló que la aspirina podría incrementar el porcentaje de supervivencia en pacientes de cáncer.

Los hallazgos develados ante el Congreso Europeo del Cáncer que se celebra en Viena (Austria) indican que el 75 % de los pacientes con diferentes tipos de cáncer que consumieron una dosis diaria de aspirina aún estaban vivos cinco años después, mientras que el porcentaje de supervivencia de los que no tomaban este medicamento fue del 42 %.

En la investigación participaron 14.000 adultos y su responsable, Martine Frouws, ha asegurado que “como la aspirina es barata y tiene pocos efectos secundarios, esto tendrá un gran impacto tanto en los pacientes como en los sistemas de salud, ya que reducirá el coste de los tratamientos”, según publica ‘The Daily Mail’.

Los pacientes del estudio tomaban entre 80 y 10 miligramos diarios, prescritos para prevenir ataques al corazón. Un 43 % tenía cáncer de cólon, un 25 % de recto y un 10 % de esófago. El 22% restante tenían cáncer de estómago, páncreas y de las vías biliares.

“La aspirina ayuda a prevenir las enfermedades cardiacas isquémicas, el cáncer y el Alzheimer”, según el profesor Nadir Arber, portavoz del evento.

Sin embargo, la doctora Áine McCarthy, de la institución británica Cancer Research UK, ha advertido que “algunos de sus efectos secundarios, como las hemorragias internas, resultan peligrosos, así que los pacientes de cáncer tendrían que consultar a sus doctores antes de consumir este medicamento”.

CHICAGO.- Estudios apoyados en computadoras para detectar el cáncer de mama no agregan ningún beneficio a la revisión, pero sí aumentan considerablemente los costos, de acuerdo con un estudio difundido el lunes en Estados Unidos.

Algunas investigaciones previas decían que la tecnología podía servir como un segundo par de ojos para los médicos. La técnica utiliza un software especial para resaltar áreas de aspecto sospechoso en imágenes de mamografías que los radiólogos pudieron pasar por alto. Los médicos entonces vuelven a analizarlas antes de dar un diagnóstico.

Pero algunos de estos estudios se hacían en un comienzo con películas anticuadas de rayos X y no con digitales, que son más avanzadas, como las utilizadas ahora en la mayoría de las mamografías a nivel nacional, indicaron los autores del estudio. La técnica anterior era más complicada; ahora la detección asistida por computadora es parte estándar de las máquinas de mamografía digitales.

Es estudio incluye a unas 324.000 mujeres a quienes les hicieron mamografías digitales entre 2003 y 2009. Los investigadores compararon los índices de detección de cáncer después de los escaneos y sin la detección asistida por computadora. Alrededor de 20% de los escaneos no incluían la tecnología.

El índice general de detección de cáncer, unas 4 en 1.000 mujeres, fue similar en ambos grupos.

Los escaneos asistidos por computadora sí demostraron ser mejores para detectar los tumores en las primeras etapas llamados carcinoma ductal in situ, pero si eso es benéfico está a discusión porque estos tumores no son invasivos y algunos expertos consideran que no deben considerarse como cánceres verdaderos.

La tecnología “podría fomentar a los radiólogos a encontrar lesiones que no importen tanto”, dijo la autora principal, la doctora Constance Lehman, directora de imágenes de mama en el hospital general de Massachusetts. “El jurado todavía no decide si eso beneficia a estas mujeres”.

El estudio se publicó el lunes en la gaceta médica JAMA Internal Medicine y fue financiado por el Instituto Nacional de Cáncer.

La enfermedad de Alzheimer, descrita hace un siglo, afecta a decenas de millones de personas en el mundo. Los investigadores disponen cada vez de más datos sobre ella, pero sigue sin tratamiento curativo.

Pregunta: ¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

Respuesta: Es una enfermedad neurodegenerativa compleja que deteriora la capacidad cognitiva y provoca progresivamente una pérdida de autonomía. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), puede haber alrededor de 47,5 millones de enfermos de demencia en el mundo, de los cuales entre el 60 y el 70% padece Alzheimer.

Entre los primeros síntomas de la enfermedad figuran los olvidos, los problemas de orientación y los trastornos de las funciones ejecutivas (no saber cómo utilizar el teléfono móvil, la lavadora o el horno microondas). Estos síntomas requieren una consulta médica o tests neuropsicológicos para un diagnóstico.

P: ¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

R: Según los estudios publicados en los últimos años, son la hipertensión arterial, un nivel alto de colesterol, el tabaquismo o el sedentarismo. Un nivel educativo elevado tiene, en cambio, un efecto protector, retrasando varios años la aparición del Alzheimer.

La práctica de deportes violentos como el fútbol americano o el boxeo también podría favorecer la enfermedad. Pero el principal factor de riesgo sigue siendo la edad. Según distintos estudios, entre el 20% y el 40% de los afectados tiene más de 85 años.

La enfermedad es estrictamente hereditaria en sólo el 1% de los casos. Y hay un ejemplo de predisposición genética a desarrollarla.

P: ¿Se conoce mejor la enfermedad?

R: Hoy se conoce mucho mejor cómo la enfermedad se instala progresivamente durante años antes de los primeros síntomas, explica el profesor Philippe Amouyel, director de la fundación nacional francesa Alzheimer.

Varias herramientas como la imaginología permiten medir de forma cada vez más precoz las "placas" seniles o depósitos de péptidos beta amiloides en el cerebro o la acumulación anormal de la proteína Tau en las neuronas.

Desde hace unos años, también se realizan pruebas sanguíneas para diagnosticar o detectar precozmente la enfermedad. Se basan en los biomarcadores vinculados a la predisposición genética, proteínas o enzimas.

P: ¿Cuáles son los tratamientos disponibles y en qué fase se encuentra la investigación?

R: Sigue sin haber una cura, sólo tratamientos para los síntomas, es decir, principalmente para los trastornos de las funciones cognitivas. Pero tienen generalmente "efectos limitados en el tiempo y no son aptos para todo el mundo", explica el profesor Amouyel.

Desde hace unos años, las investigaciones se han multiplicado para intentar tratar las lesiones responsables de los síntomas.

Actualmente, más de un centenar de moléculas están a prueba en el mundo. La mayoría de ellas intenta detener o frenar la acumulación de la proteína beta amiloide; otras luchan contra la acumulación de proteínas Tau anormales.

Entre los tratamientos más prometedores figuran las bioterapias basadas en inyecciones de anticuerpos que combaten las proteínas nefastas del Alzheimer.

Pero, por el momento, los resultados de todas estas moléculas son "decepcionantes", estima el profesor Dubois, jefe del servicio de enfermedades cognitivas y comportamentales del hospital de la Pitié-Salpetrière, en París. Algunas han conseguido detener o ralentizar el desarrollo de las placas, pero "no han logrado mejorar los síntomas", salvo de forma "muy moderada" en algunos casos precoces.

El anticuerpo solanezumab, del laboratorio estadounidense Eli Lilly, permitió ralentizar la progresión de una forma moderadamente avanzada del Alzheimer, según los resultados publicados en julio.

"Habría probablemente que trabajar todavía más en personas que presentan lesiones, pero no síntomas", según el profesor Dubois. Pero tratar a personas "que todavía no han desarrollado la enfermedad, y que quizá no la desarrollen nunca, con medicamentos peligrosos" plantea problemas éticos. AFP

 

Sobre Nosotros

Somos una revista de publicaciones noticiosas de carácter general.

Nuestro objetivo es llevar informaciones precisas y veraces en un formato moderno y dinámico.

El Correo.do es un medio abierto al flujo de las ideas, que propicia un debate más deshinibido de los temas nacionales y con un profundo arraigo en los valores de la democracia republicana y del Estado de Derecho.

Declaración de Principios

El Correo.do es un medio independiente que asume un compromiso con la libertad de expresión, la transparencia y el acceso a la información de los ciudadanos.

En las actuales circunstancias, la sociedad dominicana atraviesa momentos muy difíciles y para nosotros, el periodismo crítico y el acceso a la información pública son fundamentos esenciales del pluralismo democrático.

La calidad y la independencia de las investigaciones que publicamos son innegociables y sólo obedecen a criterios editoriales de nuestras políticas informativas.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…